Dios ha llamado a estos jóvenes a vivir una vida de amor a Cristo y a los demás. Él ha sembrado en ellos la semilla de la vocación y nos ha confiado a nosotros su cuidado.

Por favor ayúdenos con su donativo de 12€ al mes para sostener la formación de un seminarista Legionario de Cristo.

Si lo prefiere, también puede hacer el donativo llamando gratis al 900 31 34 34

Ayude a estos jóvenes a vivir una vida de amor a Cristo

Con su aporte logramos sostener la formación de un seminarista Legionario de Cristo

SEMINARIOS DE LOS LEGIONARIOS DE CRISTO

En los 22 seminarios de la Legión de Cristo se forman actualmente 994 seminaristas (433 en seminarios menores y 561 en seminarios mayores) que se preparan con esmero para entregarse por completo a Dios y a los hombres.

imagenes_landing_seminario4-1

ESPIRITUALIDAD

Nuestra espiritualidad se centra en el amor a Cristo y a los demás. Por eso procuramos que nuestros seminaristas reciban una formación integral, desarrollen todas sus cualidades y contribuyan, con su sacerdocio, a que Cristo reine en el corazón de las personas, las familias y la sociedad.

Los seminaristas estudian, durante una media de 15 años, Filosofía, Humanidades y Teología, para entender mejor a Dios y a los hombres.

ORACIÓN

La oración es fundamental en su formación. Los jóvenes rezan cada día delante del Santísimo y acuden con fervor a los sacramentos. Este es el fundamento de su vida espiritual.

ESTUDIO

En nuestro centro ponemos un gran énfasis en la formación intelectual de los seminaristas para que puedan responder a los retos que encontrarán en su vida sacerdotal.

TRABAJO

Cada día los jóvenes trabajan en las tareas domésticas del seminario. Descubren así la belleza del servicio de los demás y ayudan a reducir los costes del seminario.

ETAPAS DE FORMACIÓN

Nuestra formación dura entre 13 y 15 años, para que los nuestros seminaristas puedan entender mejor a Dios y a los hombres a quienes van a servir.

Necesitamos su ayuda económica

Dios ha llamado a estos jóvenes a vivir una vida de amor a Cristo y a los demás. Él ha sembrado en ellos la semilla de la vocación y nos ha confiado a nosotros su cuidado.

Hoy, más que nunca España y el
mundo necesita más sacerdotes.

Con sus oraciones y ayuda económica podremos seguir formando los cientos de sacerdotes que el mundo necesita.